¿Cuáles son las opciones más naturales al azúcar refinado?

por | Ago 12, 2018 | ARTÍCULOS

Seguro alguna vez escuchaste que el azúcar es un gran enemigo, no solo para tu figura, sino también para la salud en general.

Eso tiene mucho de cierto. De hecho, la OMS ha dictado varias directrices en ese sentido: disminuir la cantidad de azúcares refinados que consumimos a diario es una gran idea. También puedes reemplazarlas por opciones menos refinadas como la miel, el azúcar morena o el azúcar de coco.

Pero te preguntarás: ¿qué pasa con la estevia y otros edulcorantes que se encuentran en el mercado y se pueden comprar muy fácilmente en cualquier tienda o supermercado? ¡No te dejes engañar! Muchos de estos productos contienen tantos e incluso más componentes químicos que el azúcar refinada que quieres evitar.

Y de eso trata este artículo, los puntos en contra que conlleva el consumo de azúcares refinados, opciones más saludables y el mito de los endulzantes milagrosos. Ponte cómodo, esto recién empieza.

¿En verdad es tan malo consumir azúcar?

La respuesta es sí. De hecho, la OMS recomienda reducir el consumo de azúcares libres a un 10% dentro de la ingesta calórica total. Es más, el mismo organismo indica que si logras bajar este porcentaje al 5% (o menos), puedes obtener mayores beneficios para tu salud.

Y bueno, ya que nos pusimos técnicos, cabe mencionar que en el informe se hace una diferenciación entre los tipos de azúcares a los cuales se refiere: los azúcares “libres” y los “intrínsecos”. Los primeros son todos los que se encuentran (por ejemplo), en ese postre que comiste el fin de semana, en el jugo que pediste en el almuerzo o en la cucharadita extra del café de la mañana.

Los azúcares intrínsecos en cambio son los que necesitas y debes consumir. Este tipo de azúcares están presentes en las frutas y verduras que encuentras en la sección menos visitada del supermercado. Así que ojo, mamá tenía razón: ¡procura siempre tener a mano frutas y verduras frescas y sin son orgánicas mejor!

Retomando el tema del consumo de azúcares libres (esos que no te hacen bien), se ha comprobado que entre los beneficios que conllevan su disminución están: reducción de caries dental (sobre todo en los más pequeños), mejores indicadores en niveles de triglicéridos, menor liberación de insulina y glucosa más moderada (con consecuencias evidentes en la reducción de peso y obesidad), etc.

Entonces ¿cómo evitar todas estas malas consecuencias del azúcar en nuestro organismo? Pues muy simple: evitando su exceso y escogiendo mejor las que te hacen bien. Sabemos bien que al ser el azúcar un carbohidrato simple (cuyas moléculas son más rápidas de absorber y, por ende, generan energía más pronto), eso no implica que debamos abusar de ella.

Pero es difícil saber con exactitud la cantidad de azúcar que se puede consumir en el día a día. Así que aquí tienes un par de consejos prácticos para que tengas en cuenta:

1. Procura consumir como máximo 6 cucharadas de azúcar al día, mejor aún si tu número es menor a ese. Ten en cuenta que (como dijimos antes), muchos alimentos y bebidas contienen ya glucosa, aunque no lo parezca, así que vigila muy bien lo que comes y en qué cantidades lo haces.

2. Cuando vayas de compras fíjate en la tabla nutricional de cada producto, aléjate de aquellos que tienen el “semáforo” en rojo en el indicador de azúcar.

– Aquí recuerda siempre valorar cada item de la tabla nutricional con la cantidad de un aporción. En envases o fundas donde hay más porciones podemos cometer el error de pensar que al consumir todo el envase consumirás únicamente lo que se marca como total en la tabla nutricional. Por ejemplo, si en un empaque de galletas en la tabla nutricional la porción dicta “1 porcion 1 galleta” entonces puedes regirte por lo que dice la tabla nutricional exactamente. Ahora si en ese mismo empaque van 3 galletas y consumes las 3 eso quieres decir que deberás multiplicar todos los valores de la tabla nutricional por 3.

– Muchos productos marcan en sus empaques “bajor en azúcar” pero no marcan “bajo en azúcar por porción”. Una simple galleta puede tener 19gramos de azúcar refinada y si consumes todo el empaque estarás consumiendo 57 gramos en total!

La estevia: demasiado buena para ser verdad

Existe en el mercado una nueva protagonista que está dando mucho de qué hablar entre quienes buscan llevar una vida saludable, sin renunciar al sabor en su dieta. Se trata de la estevia, una planta originaria de América del Sur, cuyos componentes glucósidos, podrían sustituir el uso de azúcares refinadas.

Pero un momento, aunque suena bien, no todo es color de rosa (o verde en este caso). Hay muchos mitos que circulan por ahí con respecto a esta planta y sus derivados. Por ejemplo, hay quienes afirman que ayuda a reducir la ansiedad por consumir alimentos dulces. Nada más alejado de la realidad.

Es más, en Europa el consumo de la planta como tal, está bajo estricta regulación por la European Food Safety Authority (EFSA por sus siglas en inglés) ya que recientes investigaciones han revelado que la estevia procesada (sí, esa que llevamos de las perchas del super), contienen actividad farmacológica. Esto quiere decir que actúa como si se tratara de un fármaco al consumirla.

Incluso se ha descubierto que, en ciertos casos, induce a una reducción en la tensión arterial, es decir, tiene efectos hipotensores. También es necesario mencionar que no se han establecido aún datos que indiquen una cantidad o frecuencia adecuadas para su consumo.

La stevia como tal es una planta y al ser procesada sin utilizar elementos químicos, el polvo de la misma es de color verde. La stevia que tenemos en oferta en supermercados y tiendas es de color blanco y para que tenga esta apariencia pasa por muchos procesos químicos.

Si bien un balance en nuestra alimentación es óptimo, procura tomar decisiones más informadas sobre el azúcar. Hoy en día tantas opciones de azúcar asi como la de coco y la morena que no contienen químicos y son versiones más naturales que a lo largo no te traerán efectos a tu salud.

Entonces ya lo sabes: aunque así parezca, no todo lo que viene en empaques verdes, es saludable.

Y entonces: ¿qué alternativas te quedan?

Pues tienes varias alternativas entre las cuales escoger como las que mencionamos arriba: el azúcar moreno o también por el azúcar de coco.

Si bien estas variedades prácticamente tienen un mismo aporte calórico, su nivel de grasa es prácticamente nulo y su nivel químicos es bajo y el de ciertas marcas “0”. Además, al ser menos refinadas que el azúcar blanca, se las puede considerar dentro de la categoría de alimentos “integrales” ya que pierden menos componentes valiosos (vitaminas y minerales) en su proceso de elaboración.

Otro dato interesante es que aportan una mayor cantidad de fósforo, por ello es son recomendados cuando se necesita aumentar la concentración al estudiar o realizar actividades intelectuales. Como desventaja, podemos mencionar que su menor grado de refinación, hace que estos azúcares sean menos endulzantes. Es decir que, si te gusta que tus bebidas o alimentos sean muy dulces, tendrás que utilizarlos en mayor cantidad.

No podíamos dejar de mencionar a la miel, un producto de origen natural que tiene propiedades antioxidantes y por ello es muy utilizada para aliviar los síntomas de la gripe o resfriado. A su favor podemos decir que tienen mayor poder endulzante que el azúcar blanco, pero lamentablemente, aporta igual cantidad de calorías que esta última.

En resumen, ahora sabes que el azúcar refinado que consumes a diario, en verdad es perjudicial para tu salud en general. Es capaz de aumentar el riesgo de sufrir enfermedades como la diabetes e incluso te puede causar un paro cardíaco. Además, si continúas con este mal hábito, cada vez será más difícil conseguir el peso ideal que buscas.

Por otro lado, recuerda que mientras menos azúcares libres consumes y la reemplazas por azúcares intrínsecos; tu energía aumentará y por ende, tus niveles de concentración y capacidad de resolver problemas. En fin, dejar de consumir los azúcares que normalmente encuentras, es una buena idea. Tal vez al principio parezca un poco engorroso encontrar otras alternativas, pero todo el esfuerzo valdrá la pena.

Ahora bien: como ya vimos más arriba, la estevia y otros endulzantes “naturales”, no siempre representan una opción recomendable.

¡Pero no todo está perdido! Recuerda que siempre tendrás opciones menos agresivas para tu organismo. La miel es una gran alternativa por todas las propiedades expuestas en este artículo, pero además, contribuyes positivamente con muchos emprendedores y comunidades que se dedican a su producción.

Si no eres muy afín a la miel, recuerda que también cuentas con alternativas como el azúcar moreno o el azúcar de coco; estas últimas son reconocidas por su bajo aporte calórico y menor contenido químico al ser menos refinadas. Pero el secreto está en disminuir el consumo de estos productos al mínimo posible para llevar una vida más sana.

Vale la pena mencionar que la quinoa es un gran complemento para tu dieta. Nuestros innovadores snacks, elaborados en base a este súper alimento, pueden dotar a tu dieta de mucho sabor, sin sacrificar lo saludable. Visita nuestra sección de recetas, ahí te contamos cómo puedes preparar deliciosos platillos con un toque de Quinoa Pops Vainilla, Chocolate y Canela.

Artículos recientes